24.2.08

Mística Cristiana – Mística Carmelitana
Ficha Nº 01.
Fr. Iván Mora Pernía, ocd.
“No está la cosa en pensar mucho, sino en amar mucho; y así lo que más os despertare a amar, eso haced” 4M 1,7 Santa Teresa de Jesús.



"Mística: "La palabra "mística" (de "mystikón"), significa secreto. Los griegos la usaron en conexión con los misterios religiosos de Samotracia, Eleusis, etc., que imponían secretos a los iniciados. Pero "misterio" (de "mystériom) se empleaba también en sentido no religioso...
El término mística aparece entre los cristianos en el siglo III, referido al culto (sentido litúrgico), a la interpretación alegórica de la Escritura (sentido simbólico) y a un conocimiento de las verdades de fe más perfecto que el común de los fieles (sentido teológico). La palabra "gnosis" tenía una significación semejante. El término "Teología mística" ya se usa en el siglo IV, y el seudo-Dionisio (siglo V) contiene todos los elementos básicos de la mística cristiana posterior: conocimiento intuitivo, experimental e inefable de Dios, nacido de la unión...  (Continúa donde dice: "Más información"...)

Descripción de la experiencia mística:
Las fuentes para la descripción de la experiencia mística son las obras de los místicos. (Su semejanza entre ellos) se acentúa comparando entre sí a los místicos cristianos, musulmanes y judíos que, de forma más o menos explícita, introducen el elemento sobrenatural como factor decisivo en el desarrollo de la vida m´stica. Pero en la mística árabe y judía faltan la terminología y las experiencias relativas a la Encarnación, inseparables de la mística cristiana.
Por tanto, al presentar la descripción del fenómeno místico en general, tomada de autores con diversa ideología religiosa, hay que poner de relieve el denominador común a todos ellos y sus diferencias. El lenguaje de los místicos discta la distinción entre elemento común y particular en diferentes concepciones místicas.
Todo lenguaje místico expresa una relación especial entre el hombre y Dios. El concepto de Dios lo toma el místico de su credo religioso particular (o de la filosofía que profesa), en el que destaca la diversidad (tres personas) de la Trinidad cristiana, el Uno plotínico, etc. Pero la función del lenguaje no acaba con esta conceptualización heterogénea de la Divinidad, sino que además pretende expresar la "actitud" del místico con respecto a ella. Es en esta actitud donde descubrimos una estrecha analogía (elemento común) entre místicos de creencias religiosas divergentes. En todos los casos son unánimes las características siguientes, aparte de otras más secundarias:
1) sentimiento de objetividad (realidad) de lo divino (Dios, el Uno, Brahma, etc.);
2) pasividad;
3) inefabilidad de la experiencia de conocimiento y amor;
4) terminología paradójica para expresar lo inefable;
5) preparación ascética.
La mayoría de los místicos concuerdan en presentarnos sus vidas como un proceso de crecimiento espiritual a través de las etapas o períodos de la "Vía Mística": período purificativo de los principiantes, iluminativo de los aprovechados y unitivo de los perfectos. En este punto hay que advertir que los tratadistas modernos de mística católica prefieren el término "espiritualidad" para evitar el problema que les plantea la expresión "vía mística" empleada tradicionalmente por los místicos" (1)


¿Qué es la experiencia mística cristiana?
Es una "vivencia", una "experiencia", un “saber”(aunque “como no-sabiendo”), desde la fe.
Por así decirlo, “padeciendo” (en el sentido de experimentar y vivir) una iniciativa, una presencia, una acción, que viene de Dios y es "recibida", "padecida", "experimentada", "vivida" por la persona apostólicamente orante.


¿Dónde hay que buscar y reflexionar cuando se habla de “mística”?
Podríamos decir que este término intenta señalar ese momento o nivel, o expresión de la experiencia religiosa en la que se vive un determinado mundo espiritual-religioso como experiencia de interioridad y de inmediatez.



Nosotros, pretenderemos buscar y vivir una experiencia de amistad (experiencia religiosa particular) de unidad-comunión-presencia, en donde lo que se “sabe” o se “vive”, o se “experimenta”, es precisamente la realidad (soy amigo(a) del Amigo Cristo), el dato real presente (Cristo es mi Amigo) de esa unidad-comunión-presencia.


No queremos vivir aquí o allá, una reflexión, una conceptualización, una racionalización del dato religioso vivido. Todo esto muy conscientes del sentido de indeterminación y de inefabilidad de la experiencia “mística”


Tampoco concederemos mayor relieve a un complejo de fenómenos más o menos espectaculares, que a veces, en otras latitudes religiosas se designan como “paramísticos” (éxtasis, visiones, levitaciones, estigmas, etc), aunque se puedan relacionar de varias maneras con la experiencia mística auténtica y sean sustancial y verdaderamente exteriores a ella.


¿Qué es entonces, la mística carmelitana?
La mística carmelitana es la profundización de la mística cristiana. Es decir, experiencia de vida en y con la Trinidad. Es salida o pérdida de sí mismo(a), conocimiento de sí e irrupción de la experiencia de las gracias naturales y sobrenaturales de Dios, para amar mejor y servir mejor, desde la unión con Dios.


Es la fe, amistad, amor, relación y compromiso en movimiento. Es vida, es mirada amorosa o contemplativa, es un despertar para amar relacionándose con la Trinidad, la comunidad, el grupo y los(as) hermanos(as)


Es oración como “trato de amistad” para amar, servir y vivir en y desde la Trinidad. Es descubrir nuestra interior intimidad donde se hace presente la Palabra, el Verbo, para escucharle y que nos escuche, para mirarle y que nos mire, para contemplarle y que nos contemple, en “la música callada” de nuestros sentidos, pulsiones, apetitos y apegos, dentro de “la soledad sonora” de su silencio amoroso. Es “mirar con amor al Presente en mí” (Maximiliano Herráiz), y servirle con y por amor. Es revivir y recrear la experiencia con Dios. Personalizarla.


Características de la Mística Carmelitana:

La mística carmelitana posee unos rasgos peculiares:

a) Nace o surge (como la mística cristiana) de la amistad con cualquiera de las personas de la Santísima Trinidad: Es la profundización y crecimiento de Amistad de Personas: Mi persona que desea relacionarse, comunicarse, encontrarse y dialogar, con las tres Personas de la Santísima Trinidad: con Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Amistad humanamente humana a lo divino. El Amigo (el Jesús de la Trinidad) que ama al amigo orante; y éste que quiere amar al Amigo (Trinidad) y a los “amigos del Amigo”, a los "amigos de la Trinidad".

b) Posee un origen eremítico y carácter contemplativo: con las características de desprendimiento y contemplación como don gratuito de Dios (2)

c) Crece desde un carisma: Del carisma teresiano-sanjuanista, de Teresa de Jesús y Juan de la Cruz como los grandes exponentes de la inefabilidad de las gracias de Dios y como maestros de la oración en el Carmelo y en la Iglesia.

d) Es profundamente dinámica: Es búsqueda de Dios y entrega de éste (unión) hasta el encuentro supremo; es una invasión (presencia) progresiva de la gracia, de la misericordia, del perdón y del amor de un Amigo presente en la persona humana; es una interiorización-profundización paulatina de este amor en los misterios cristianos; nacimiento de deseos genuinos, progresivos, de entrega mutua; es un florecer de virtudes y actitudes sanas.

e) Se basa en la Palabra: Como la mística cristiana. Proclamación-lectura, escucha y degustación de los mejores textos bíblicos, preferentemente del Evangelio, profundizando el discipulado en la misma vida y oración de Jesús. Aprendiendo del Maestro, en la escuela del Maestro. Seguimiento de Jesús por la acción del Espíritu Santo.

f) Es también, cristocéntrica: Ante la Palabra surge un encuentro de amistad con Jesús Amigo, un diálogo con el Maestro, una relación con nuestro Amigo, una conversación nueva y diversa de amigos, una mirada activa, interna y contemplativa ante el Jesús del Evangelio, ante el Amigo que nunca falla (V 22, 6-7)

g) Es apostólica y eclesial: El ejercicio y la vida de amistad orante desembocan necesariamente en la preocupación por los intereses de los dos amigos: la Iglesia, el mundo, los otros orantes, los “amigos del Amigo”, el compromiso, el sufrimiento del hermano.

h) Apta para el grupo y la comunidad: Busca el compartir: en amistad humana y cristiana, en un clima de interrelación orante entre amigos, con actitudes evangélicas de sencillez, espontaneidad, receptividad, humildad, desasimiento de apegos y cosas materiales, alegría, apertura.

i) Tiende a la contemplación: Es decir, no tanto a la búsqueda de las manifestaciones y fenómenos místicos, sino que busca la normalidad de una oración de mirada amorosa de la Trinidad presente. Tiende a la interiorización y al silencio interior, a la adoración del misterio y a la experiencia de su encuentro.

j) Es un camino: Camino que se hace también al andar. Nace y crece dentro de un proyecto de vida cristiana en marcha, tanto para el orante como para el grupo y la comunidad. Es una marcha o una subida o un adentramiento en el propio castillo interior. Enraizados en una vivencia de fe, esperanza y amor para el servicio y para el compromiso, con momentos de alegres luces y también con momentos de verdaderas noches oscuras.
  • Texto de estudio vivencial y de oración: Camino 26, 1-3. Santa Teresa de Jesús

    1. Ahora, pues, tornemos a nuestra oración vocal para que se rece de manera que, sin entendernos, nos lo dé Dios todo junto, y para -como he dicho- rezar como es razón.
    La examinación de la conciencia y decir la confesión y santiguaros, ya se sabe ha de ser lo primero.
    Procurad luego, hija, pues estáis sola, tener compañía. Pues ¿qué mejor que la del mismo maestro que enseñó la oración que vais a rezar? Representad al mismo Señor junto con vos y mirad con qué amor y humildad os está enseñando. Y creedme, mientras pudiereis no estéis sin tan buen amigo. Si os acostumbráis a traerle cabe vos y El ve que lo hacéis con amor y que andáis procurando contentarle, no le podréis -como dicen- echar de vos; no os faltará para siempre; ayudaros ha en todos vuestros trabajos; tenerle heis en todas partes: ¿pensáis que es poco un tal amigo al lado?

    2. ¡Oh hermanas, las que no podéis tener mucho discurso del entendimiento ni podéis tener el pensamiento sin divertiros!, ¡acostumbraos, acostumbraos! Mirad que sé yo que podéis hacer esto, porque pasé muchos años por este trabajo de no poder sosegar el pensamiento en una cosa, y eslo muy grande. Mas sé que no nos deja el Señor tan desiertos, que si llegamos con humildad a pedírselo, no nos acompañe. Y si en un año no pudiéremos salir con ello, sea en más. No nos duela el tiempo en cosa que tan bien se gasta. ¿Quién va tras nosotros? Digo que esto, que puede acostumbrarse a ello, y trabajar andar cabe este verdadero Maestro.

    3. No os pido ahora que penséis en El ni que saquéis muchos conceptos ni que hagáis grandes y delicadas consideraciones con vuestro entendimiento; no os pido más de que le miréis. Pues ¿quién os quita volver los ojos del alma, aunque sea de presto si no podéis más, a este Señor? Pues podéis mirar cosas muy feas, ¿y no podréis mirar la cosa más hermosa que se puede imaginar? Pues nunca, hijas, quita vuestro Esposo los ojos de vosotras. Haos sufrido mil cosas feas y abominaciones contra El y no ha bastado para que os deje de mirar, ¿y es mucho que, quitados los ojos de estas cosas exteriores, le miréis algunas veces a El? Mirad que no está aguardando otra cosa, como dice a la esposa, sino que le miremos. Como le quisiereis, le hallaréis. Tiene en tanto que le volvamos a mirar, que no quedará por diligencia suya".
  • Recordemos que esta E. M. C., va dirigida a quienes desean estar bajo las mociones del Espíritu Santo de Dios y aprender a orar más desde la meditación y la contemplación. Con y desde la espiritualidad y experiencia oracional de los santos del Carmelo que son maestros del encuentro con Dios.
  • La experiencia de la Mística Carmelitana es “abierta” a quienes busquen recrear desde Dios, su “yo consciente” para trascender los límites de la experiencia ordinaria y del conocimiento normal en “moradas” de oración que nos lleven a comprometernos más con nuestros prójimos, grupo, comunidad, familia e iglesia.
  • Descubriremos juntos (aunque la vivencia sea personal), los diversos “grados de aprovechamiento espiritual” y buscaremos acercarnos a los misterios de Dios por experiencias oracionales de “desenvolvimiento espiritual” que hagan más corto el camino y obtener la gracia de la contemplación.
  • Por eso es necesario tener en cuenta, como dice San Juan de la Cruz que, “Dios está como el sol sobre las almas para comunicarse a ellas” (3) y que los que tienen la responsabilidad de acompañar espiritualmente a otros(as), “adviertan estos tales que guían las almas y consideren que el principal agente y guía y movedor de las almas en este negocio no son ellos, sino el Espíritu Santo” (4)
Texto Bíblico para reflexionar y orar:
Jesús y Nicodemo: Juan 3, 1-22 1 Entre los fariseos había un personaje judío llamado Nicodemo. Este fue de noche a ver a Jesús y le dijo: 2 "Rabbí, sabemos que has venido de parte de Dios como maestro, porque nadie puede hacer señales milagrosas como las que tú haces, a no ser que Dios esté con él." 3 Jesús le contestó: "En verdad te digo que nadie puede ver el Reino de Dios si no nace de nuevo desde arriba." 4 Nicodemo le dijo: "¿Cómo renacerá el hombre ya viejo? ¿Quién volverá al seno de su madre?" 5 Jesús le contestó: "En verdad te digo: El que no renace del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios. 6 Lo que nace de la carne es carne, y lo que nace del Espíritu es espíritu. 7 No te extrañes de que te haya dicho: "Necesitan nacer de nuevo desde arriba". 8 El viento sopla donde quiere, y tú oyes su silbido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Lo mismo le sucede al que ha nacido del Espíritu." 9 Nicodemo volvió a preguntarle: "¿Cómo puede ser eso?" 10 Respondió Jesús: "Tú eres maestro en Israel, y ¿no sabes estas cosas? 11 En verdad te digo que nosotros hablamos de lo que sabemos, y damos testimonio de lo que hemos visto, pero ustedes no aceptan nuestro testimonio. 12 Si ustedes no creen cuando les hablo de cosas de la tierra, ¿cómo van a creer si les hablo de cosas del Cielo? 13 Sin embargo, nadie ha subido al Cielo sino sólo el que ha bajado del Cielo, el Hijo del Hombre. 14 Recuerden la serpiente que Moisés hizo levantar en el desierto: así también tiene que ser levantado el Hijo del Hombre, 15 y entonces todo el que crea en él tendrá por él vida eterna. 16 ¡Así amó Dios al mundo! Le dio al Hijo Único, para que quien cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. 17 Dios no envió al Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que se salve el mundo gracias a él. 18 Para quien cree en él no hay juicio. En cambio, el que no cree ya se ha condenado, por el hecho de no creer en el Nombre del Hijo único de Dios. 19 Esto requiere un juicio: la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz, porque sus obras eran malas. 20 Pues el que obra el mal odia la luz y no va a la luz, no sea que sus obras malas sean descubiertas y condenadas. 21 Pero el que hace la verdad va a la luz, para que se vea que sus obras han sido hechas en Dios.

Pregunta para ayudar en la reflexión:
Desde mi experiencia cotidiana de “encuentro” con Dios para “nacer de nuevo”, de qué otras formas me dejo “mirar por Dios” y en qué cosas o situaciones “le miro”, “yo” a Él, o cómo me está mirando Dios?





Hojas y pensamientos de Ruta:





Juan de la Cruz, tiene, su palabra autorizada en el tema de la Mística Carmelitana.


“Como dato de común evidencia se afirma que San Juan de la Cruz ha gozado de una experiencia mística personal abundante y calificada, y que ésta ha pasado en gran parte a sus escritos. Constituye el punto de partida para poder hablar del místico y del escritor místico.


Nos movemos en terreno delicado. Por un lado, está la evidencia de los hechos; por otro, el hermetismo del autor… Disponemos también de un cierto número de confesiones explícitas. Ya hizo notar santa Teresa que con el P. Juan no se podía hablar de cosas de Dios, porque se transfiguraba y se levantaba del suelo…


Si fue tan poco explícito en la conversación privada con sus íntimos, imaginamos lo que será en sus escritos, destinados a un público indiscriminado. No encontramos ni una sola confesión directa de tipo místico... Nada que tenga sabor o sonido de autobiografía.


Inútil cautela. No se confiesa, pero se delata. Ciertamente el alma-esposa de sus poemas no es un ente de razón. Esa figura lírica tiene todos los rasgos de una proyección autobiográfica. Al desplazar sobre ella el protagonismo, puede permitirse la libertad de cantar o narrar en primera persona las más altas gracias místicas. Es “el alma” o la esposa quien relata lo que Dios ha hecho con ella, o ella hace por Dios. Luego el comentarista prolonga el juego lírico: aquí el alma hace o dice, da o recibe, agradece o se queja. Desearíamos preguntarle al autor: ¿quién es esa alma?, ¿de quién es esa vida y esa historia? Probablemente hay en los poemas experiencias de muchos; pero sin duda está en primer lugar la experiencia del autor. Al describir las declaraciones en prosa, fray Juan se queja, no de ignorar lo que el alma quiso decir en el verso, sino de ser incapaz de explicar la misma experiencia mística que en la poesía de algún modo expresó. Experiencia, poesía, prosa, pertenecen al mismo autor…


Algunos lectores, poco familiarizados con la historia de la mística cristiana, confunden el lenguaje místico con el estilo autobiográfico. Piensan que los escritos sanjuanistas no son místicos, porque evitan la expresión autobiográfica. En el fondo, están juzgando por el modelo teresiano, como si fuera el único. La experiencia mística ha adoptado una gran variedad de formas expresivas: comentario bíblico, homilía, sermón, poema, hagiografía, exposición dogmática, exhortación, relación autobiográfica, etc. Entre místicos varones, es más bien raro el estilo autobiográfico.


La forma indirecta de expresión mística impone renuncias. Nunca sabremos cuál y cómo ha sido en sus etapas y dificultades el proceso interior; cuáles han sido las mediaciones y las circunstancias de la gracia. Tenemos que privarnos de todo punto de referencia cronológico…
… el doctor místico ha optado por un lenguaje muy peculiar: simbólico, lírico, teológico, espiritual.
Desindividualiza en parte la propia experiencia y la remodela en conjuntos más universales, que incorporan la experiencia ajena, el pensamiento teológico, sobre la base de una relectura bíblica. Somete la experiencia personal a un proceso de depuración y ensanche, de donde resulta una experiencia: autobiográfica, retrospectiva, enriquecida, generalizada.


Asume el estilo nuevo de la mística, más personal y psicológica. Pero no quiere renunciar a la objetividad bíblica y teológica de la mística anterior” (5)
------------------------------------------------
[1] Cf., CILVETI, Angel L., Introducción a la Mística Española, Ediciones Cátedra, Madrid, 1974, pp. 13-17.
[2] "del que es compendio el libro "De Institutione primorum monachorum" (De la Institución de los primeros monjes), escrito a mediados del siglo XII. En él se señalan como características de la orden el desprendimiento y "el gustar acá abajo la virtud de la divina presencia y la dulzura de la eterna gloria". La necesidad del desprendimiento se funda en que el afecto a las criaturas rebaja y envilece el alma, que es el argumento empleado por San Juan de la Cruz para su doctrina de las noches activas (del sentido y del espíritu). La purificación dispone a la contemplación, don gratuito de Dios, como repetirá Santa Teresa (Camino 17). Desprendimiento y contemplación, los dos pilares de la mística de Santa Teresa y San Juan de la Cruz, se encuentran, pues, en la tradición de su orden" Cf., CILVETI, Angel L., Obra cit., pp. 201-202.
[3] Llama 3, 47.
[4] Llama 3, 46; Cfr., Llama 1,36 y 2, 34 desde donde habla del apetito natural.
[5] Cf., RUIZ SALVADOR, Federico, Místico y Maestro. San Juan de la Cruz, Editorial de Espiritualidad, Madrid 1986, pp. 49-51.

15 comentarios:

Escuela de la Mística Carmelitana - ciberespacio dijo...

Ficha N° 01 Mística Cristiana y Mística Carmelitana

Comentario N° 1

La Mística Cristiana para mi vivencia personal, es un desarrollo continuo en la Fe hacia Evangelio, alimentada y vivida por la práctica en los sacramentos. También es una comunicación dada por esa presencia viva de Dios, en su acción de querer al humano cerca de El. La Mística, es un deseo conciente de vivir una relación de Amistad con Dios, y un deseo de estar bajo su presencia. Para mi es importante este tema y deseo expresar que solo desde la Fe se puede entender lo que a veces son dudas o cosas incomprensibles; Claro que es solo una expresión y como formanda deseo saber si,..¿Estoy errada o no?

Gracias,..Reina Brizuela M.C


Comentario N° 2


Para las expectativas que yo tengo esto es nuevo para mi, estudiar por vía online este tipo de cursos que trate de la mística y sobretodo, Carmelitana. En mi experiencia personal y pocos estudios acerca de esta área, puedo decir, que la Mística Carmelitana es una comunicación continua con el Padre, desde el Hijo y por medio del Espíritu Santo, un dialogo intimo llevado desde el corazón del hombre hasta el corazón de Dios. Lo que yo quiero es llenar mis expectativas y aclarar mis dudas, que no son más que preguntas para mi crecimiento espiritual sobre la mística carmelitana. Yo deseo tener, esa relación a ejemplo de los Santos del Carmelo como Santa Teresita del Niño Jesús, Edith Stein, Tito Brandsma y otros, que vivieron una vida de total entrega a Dios y a los hombres “Sedientos de Dios”, desde mi vida de apostolado activo.

Gracias,..Reina Brizuela M.C

Escuela de la Mística Carmelitana - ciberespacio dijo...

MÓNICA BENETTI DIJO...

Ficha nro 1 La Mística Carmelitana

Comentario 1: 28/2/08

Realmente poder vivenciar la mística en nuestras vidas, es un verdadero camino de profundización espiritual. Es realmente entrar en comunión- comunicación, con el Otro, en un diálogo profundo de Corazón a corazón.
He tenido experiencia de poder realizarlo con el estilo de la oración centrante (de quietud) con jaculatorias cortas que nos ponen en la presencia de Dios y nos permiten disfrutar de Él, sin palabras, sin pedidos, sin oraciones vocales de por medio. Allí estamos la Trinidad y yo, en un simple diálogo de amor, donde me dejo mirar, ya que como decía nuestro Santo Padre Juan de la Cruz, "el mirar de Dios es amar y hacer mercedes..."
Y he podido experimentarlo también por medio de la contemplación de la Palabra de Dios, que se hace más Viva aun, permitiéndome entrar en escena y establecer un diálogo con el Señor, con nuestra Madre o con alguno de los personajes que forman parte de la situación que se contempla. Incluso me parece una experiencia más viva que la Lectio Divina, porque es más espontánea y menos pautada.
La verdad es que a mí me permite redescubrir la Palabra y hacerla carne en mi vida de manera más profunda.

Gloria a Dios
Mónica Benetti

28 de febrero de 2008 16:22

Mónica Benetti

Escuela de la Mística Carmelitana - ciberespacio dijo...

MÓNICA BENETTI DIJO...

Ficha nro 1 La Mística Carmelitana

Comentario 2: 28/2/08

Creo que la mística en nuestras vidas debe tener un efecto FUNDAMENTAL: transformarlas. Porque ¿de qué otra manera se manifiesta nuestra unión con el Altísimo? Él desea nuestra conversión y, en la oración nos muestra permanentemente lo que desea que cambiemos, los vicios, pecados y defectos de los que debemos alejarnos y las virtudes que espera que alcancemos (o al menos que formen parte de nuestros propósitos).
Como dice San Ignacio de Loyola, debemos buscar conocer más a Cristo para amarlo más y servirlo mejor, si esto no ocurre, deberíamos replantearnos nuestra oración. Obviamente que existen temporadas de sequedad, de "noches oscuras" que debemos pasar y vivir en fidelidad, pero cuando el "cielo aclara", debe mostrarnos aquello que nos deja como enseñanza, como fruto, como meta...

Gloria a Dios
Mónica Benetti

28 de febrero de 2008 16:31

Escuela de la Mística Carmelitana - ciberespacio dijo...

MÓNICA BENETTI DIJO...

Desde que conozco a Santa Teresa de Jesús y he tenido la oportunidad de acercarme a sus escritos, he revalorizada y "reformulado" mi oración vocal.
Y me ha servido en muchas ocasiones para terminar en alguna "contemplación", según la voluntad del Señor para ese diálogo de Amor.
Es muy común que -como al realizar Lectio Divina-, me termine quedando degustando alguna palabra de la oración vocal que realizo, y allí "me pierda" o quizá "me encuentre" al poder acercarme más profundamente a los misterios del Señor...
Pero tengo que tener en claro algo: todo depende de la disposición de mi corazón. Aun en oraciones de mucha sequedad el Señor se ha hecho presente si he perseverado, Él ha estado allí y no se ha retirado. Sin embargo, en las ocasiones en las que he "estado apurada", el Señor no ha podido llegar a mí porque -en realidad- cuando Él llegaba, a mí ya no me encontraba...

Mónica Benetti

8 de marzo de 2008 11:29

Escuela de la Mística Carmelitana - ciberespacio dijo...

MÓNICA BENETTI DIJO...

Comparto una oración de estos días... un diálogo profundo de amor de Corazón a corazón...

Te invito a posicionarte frente a Cristo en la Cruz. Él está allí por Amor a ti, por tú Salvación. Acércate a Él, dialoga cálidamente y cólmalo con tu propio amor...

Te veo allí, Señor, destilando gota a gota tu vida por mí. Me anonada tanto Amor, tanta aceptación mansa del sufrimiento, esa infinita entrega que no se reserva nada y que lo dona todo...
¡Estás allí y yo tan lejos! Junto con los que te entregaron, junto con los que no te creyeron, junto con los que se burlaron, junto con los ciegos que no te vieron.
Pero allí -desde lejos- comienzan a descorrerse los velos de mi vida y me muero de ganas por estar allí a tus pies, recibiendo con amor y reverencia “esa” gota de Sangre Redentora.
Abandonaste los cielos y te encarnaste por mí, Señor.
Viviste oculto creciendo en amor al Padre y a mí, Señor.
Te hiciste público anunciando el Reino para mí, Señor.
Soportaste las tentaciones, los desprecios, las incomprensiones por mí, Señor.
Lloraste por mí, Señor.
Cargaste con las calumnias, las acusaciones, las traiciones, por mí Señor.
Te hiciste Pan y Vino para mí, Señor.
Dejaste tus Sacramentos y ministros para mí, Señor.
Viviste con Amor tu Pasión por mí, Señor.
Y allí te encuentras, clavado ya en la Cruz, destilando tu vida gota a gota: donándola, porque nadie te la quita. Allí estás, venciendo al pecado y a la muerte por mí, Señor, para regalarme la vida nueva de los hijos de Dios.
Estás allí esperando recibir mi arrepentimiento para abrirme gozoso las puertas del paraíso.
Estás ahí para implorarle al Padre que me perdone, porque no sé lo que hago. Estás allí para decirme que tienes sed, sed de mi amor, de mi pobre amor. Estás allí para regalarme a tu Madre y hacerla mía por amor, Señor.
Y desde allí me enseñas a encomendar mi espíritu en las manos del Padre, a la vez que el sonido de tu Voz se pierde en el silencio de la aternidad.
Sin embargo, ese silencio sigue siendo fecundo, tu cuerpo inherte ha dejado retornar tu Espíritu al Padre, pero en un gesto más de tu Amor por mí, me regalas la misericordia que mana de tu Corazón traspasado en ese agua clara y pura, y en esa Sangre que aun no ha sido derramada.
¡Qué decirte Señor! Sólo debería partirse mi corazón al continuar contemplando tus Santas Llagas. Tus manos perforadas en un eterno abrazo amoroso y acogedor. Esas manos que trabajaron, que oraron, que acariciaron, que consolaron, que sanaron... allí, traspasadas por mi pecado.
Tus pies desgarrados, pies que caminaron en pos del hombre, en pos de mí, para enseñarme el camino hacia el Padre.
Y tu cabeza Señor, perforada por las espinas de ese arbusto, que deben haberte causado el mismo dolor que cada una de las espinas que te clavo en tu Corazón por mis pecados.
Estás allí, varón de dolores, desfigurado para transfigurarte y para transfigurarme; para invitarme a la vida eterna...
Y yo quisiera dar esos pasos que no me animo, esos pasos que me acercan, que me permiten ubicarme junto a María y recibirte también en mis brazos cuando descienden tu cuerpo de la Cruz. Y allí, colmarte en agradecimiento y reparación con los más tiernos besos de los que soy capaz, con las miradas más dulces, con los silencios más reverentes. Hacerte llegar el calor de mi corazón y gritarte dentro de mi alma ¡Si Señor, sé que todo esto fue por mí!...

¡Perdóname Señor, te entrego mi corazón
contrito y humillado!

Amén.

16 de marzo de 2008 13:05

Mónica Benetti

Escuela de la Mística Carmelitana - ciberespacio dijo...

ELENA BRICEÑO DIJO...

elena7delacruz dijo...
Recibe un fraternal saludo y, muchas bendiciones Mónica, desde la EMC.
Referente a tu primer comenterio, te respondo lo siguiente: Tienes mucha razón cuando dices que, "poder vivenciar la mística es un verdadero camino de interiorización." El camino de la espiritualidad se recorre de adentro hacia afuera...Es vivir la experiencia de Dios desde la Fe, Esperanza y Amor, para profundizar y crecer en el conocimiento de su Palabra y, su santa voluntad en nuestra vida. Pasar de la oración a la acción, para que la espiritualidad empape los compromisos e ideales en el camino de transformación interior. La contemplación es una gracia, a la que todos deberíamos aspirar. Que el Espíritu Santo, continúe su obra en ti.
Algún día iré a Argentina, y podré conocerte personalmente.
Profesora, Elena Briceño.
Unidas desde la oración.

16 de marzo de 2008 18:00

Elena Briceño

Escuela de la Mística Carmelitana - ciberespacio dijo...

ELENA BRICEÑO DIJO...

elena7delacruz dijo...

Mónica, Dios te bendiga desde la EMC
Una reflexión sobre tu segundo comentario.
La práctica de las virtudes, nos conducen hacia la santidad. Son fruto de la relación con la Trinidad. El Espíritu Santo, va iluminando al ser por la subida del Monte Carmelo (Camino de desasimiento, renuncia humildad...)
para que llegue a la cumbre de la mística, unión perfecta con Dios. En este proceso de transformación se vive la experiencia de la noche de la sequedad y, se va muriendo al hombre viejo, para nacer nueva criatura espiritual en el Amado transformada.
Sigue alimentando tu vida, con los sacramentos y la santa oración.
Profesora, Elena Briceño.
Unidas en Jesús y María.

17 de marzo de 2008 0:15

Escuela de la Mística Carmelitana - ciberespacio dijo...

ELENA BRICEÑO DIJO...
elena7delacruz dijo...

Mónica, me da mucho contento saber que, la gran maestra de oración, Santa Teresa de Avila, te está acercando a Jesús y también a sus misterios...Ella es esperta en dar buenos consejos para que el corazón este poblado de Dios y, transparente su gloria... como testimonio de su dulce presencia en los amadores y constructores del Reino.
Sigue sus sabios consejos, todos ayudan a vivir la espiritualidad carmelitana en plenitud...
"Dios no se dá del todo hasta que no nos damos del todo" Sta Teresa
Dios re bendiga.
Profesora Elena Briceño. EMC

17 de marzo de 2008 0:17

Escuela de la Mística Carmelitana - ciberespacio dijo...

GUILLERMO CEDEIRA DIJO...

Quiero, con todo el amor, responder al comentario del 18.02 de Mónica Benetti. Ciertamente la vivencia de la mística ( verdadera) te permite entrar en contacto con el señor, cin palabras, sin pedidos..sencillamente, sabiendo que El está y tu estás
Cuando uno está enamorado, no necesita palabras..solo basta EL ESTAR y SENTIR QUE EL OTRO ESTA
Ciertamente, para este hermano tuyo, la mejor oración, es lña del Silencio...ponerse en la presencia del Señor y decirle " habla Señor, que tu siervo escucha " como decía el profeta.
Gracias por tu comentario, que Dios te bendiga
Guillermo

21 de mayo de 2008 16:16

Escuela de la Mística Carmelitana - ciberespacio dijo...

HECTOR BECERRIL DIJO...

Héctor Becerril
Comentario a la ficha No. 1.
Para la Ficha No. 1.
Cuando decidimos inscribirnos a la Escuela de Mística Carmelitana decidimos continuar nuestra aventura en el camino de aprender a amar al Amor que habíamos iniciado antes.
Nos volvemos facilitadores y aprendices al mismo tiempo porque vamos a compartir y nos van a compartir las experiencias de este camino.
Ahora, dentro de todo esto, lo importante va a ser "aterrizar a la vida diaria, de familia, de trabajo, de comunidad" toda esta riqueza y hacerla vida, porque muchas veces todas estas enseñanzas de quedan en el tintero electrónico.
Tal como dijo Karl Ranner, el S. XXI será un siglo místico o no será; y como hemos visto, ascésis y mística no pueden ir separadas.

Hector Becerril

26 de junio de 2008 17:20

Escuela de la Mística Carmelitana - ciberespacio dijo...

GUILLERMO CEDEIRA DIJO...

De Guillermo Cedeira Cedeira
Correo cedeiraguillermo@hotmail.com
Para escuelamc@googlegroups.com
escuelamc@gmail.com
Fecha 13.05.2008

Comentarios a la Ficha nº 1

Dice en la misma “” Recordemos que esta E. M. C., va dirigida a quienes desean estar bajo las mociones del Espíritu Santo de Dios y aprender a orar más desde la meditación y la contemplación. Con y desde la espiritualidad y experiencia oracional de los santos del Carmelo que son maestros del encuentro con Dios.

Y se añade..es necesario tener en cuenta, como dice San Juan de la Cruz que, “Dios está como el sol sobre las almas para comunicarse a ellas”

Quiero dar gracias a Dios, por lo expuesto en esa fincha..y doy gracias también al Señor, porque se que ha sido El, quien ha puesto a mi alcance, el poder encontrarme con ese centro y la posibilidad de “ aprender “ con ustedes, mis hermanos a entrar mas y mas en la oración…una oración de la que trato de hacer el centro de mi vida…porque desde que me levanto hasta que me acuesto, trato de hacer de toda mi vida una oración..pero una oración que vivo desde el “ diálogo” con el Señor

Es verdad, que siento a Dios “ encima de mi alma y de mi vida “ Una vida sostenida desde el amor, entre sus manos

Es cierto, que cuando uno encuentra, como por gracias Dios me ha hecho descubrir, que El nos sostiene…todo, absolutamente todo lo que sucede en nuestra vida “ está bien “ y tiene un mensaje de parte de Dios que nos invita a escuchar..

Esta invitación que Dios me hace, me ha ayudado a entender varias cosas, desde las cuales vivo y trato de servir al Señor:

1º.-Todos los días, tomo en mis manos La Sagrada Biblia y leo un pasaje de la misma…pero para dejar que una vez leído..pueda experimentar que es La palabra de Dios la que lee mi vida…no soy yo el que leo a la Palabra

2º.-Que cuando estoy siendo leído por La palabra de Dios, debo de “ tomar parte y situarme ante el pasaje y mejor, dentro del mismo

3º.-Que debo de descubrir la pregunta o el mensaje que el Señor quiere hacerme entender

Teniendo en cuenta todo lo anterior, pasemos a reflexionar y orar desde lo propuesto por la ficha “ Juan 3:1-22 y la pregunta desde ese texto es “”Desde mi experiencia cotidiana de “encuentro” con Dios para “nacer de nuevo”, de qué otras formas me dejo “mirar por Dios” y en qué cosas o situaciones “le miro”, “yo” a Él, o cómo me está mirando Dios?””

Al final, tengo que reconocer que también yo me escondo muchas veces “ en la oscuridad de mis noches “ para decirle al señor, que no encontraba el camino, para acercarme a El..y en ese “ no encontrar el camino “ incluso trato de buscar la forma de culpar al Señor, por no “ alumbrar mi sendero “

Hay miedo…miedo a salir de la oscuridad..miedo a dejar que La Luz, del Corazón de Cristo Jesús, alumbre todas nuestras maldades y nos haga entender, que es necesario…no solo nacer de nuevo..sino aceptar la Vida que El, sobre la Cruz nos ha ofrecido..

Alguien me preguntaba hace algún tiempo como debía de entenderse esa propuesta del señor a Nicodemo

Si soy sincero, no se lo que había en la mente del Señor…se lo que he entendido yo, cuando el Señor me ha hecho a mi la misma propuesta, ya que uno nace de nuevo, cuando abre su corazón, su mente y todo su ser, para permitir que el Espíritu Santo actúe conforme al plan de salvación de Dios, creando en el, una nueva vida espiritual, capaz de ver, entender, reconocer y aceptar las cosas espirituales que vienen de Dios, por lo tanto, en ese instante de entrega total, reconoce y acepta a Jesús como su único Salvador…

Es verdad que hay hermanos que consideran el nuevo nacimiento como sinónimo de la conversión, pero de acuerdo con las palabras de Jesús en este pasaje me está enseñando que el Nuevo Nacimiento es un acto instantáneo y sobrenatural que se produce en un momento de infusión Divina, por la intervención del Espíritu Santo, mientras la conversión es un proceso de crecimiento espiritual, alimentado por el Espíritu Santo durante el curso de toda la vida del creyente.

Cuando se produce el Nuevo Nacimiento, es como si un “ huracán “ entrase en tu alma y que experimentas como cambia , la manera de relacionarse con los demás, el estilo de vida , y comienzan a manifestarse los frutos del amor de Dios y la intervención del Espíritu Santo.

..” Y ese huracán “ llena tu vida de Paz, porque sientes como también en ti “ ha empezado a nacer la vida eterna “, porque la vida eterna no comienza cuando uno muere y va al cielo, comienza en el Nuevo Nacimiento.

Nacer de nuevo….Hace 30 años, Dios me hizo el gran favor de tener que enfrentarme a la responsabilidad de dirigir campamentos de Verano para niños desde 6 a 16 años en turnos distintos

En ese tiempo, pude conocer la realidad de muchas de esas criaturas, destrozadas por la vivencia dentro de unas familias sin amor, con malos tratos.. de niños/jóvenes procedentes de cárceles para menores..de huérfanos, de niños abandonados o de niñas/niños violentados sexualmente

En ese tiempo, he podido “ ir aprendiendo “ como es realmente el rostro de Cristo, que desde la mirada de esos niños/jóvenes, me grita que continua amándome, a pesar de mis faltas

En ese tiempo, desde la vida destrozada de Alex, un niño de 9 años, hijo de una prostituta, que todo lo que sabia, era que diariamente a las 10 de la noche, debía de salir de su casa y pasar la noche en la calle, para no molestar “ el trabajo de su madre “ entendí…que mi fe, era solo humo sin valor alguno, y que mi vida, no tenia nada que llevar, ni ofrecer a Jesús, sufriente en el corazón de esa criatura

Y…sentí la necesidad de hacer el silencio en mi alma, meditar sobre mi realidad y empezar a escuchar, desde Alex…y desde los otros niños de ese turno del campamento, las palabras de Jesús el Señor, desde esas vida…y poco a poco La Palabra, fue penetrando hasta el tuétano y las junturas de mis huesos y que, como espada de doble filo, y fue separado en mi vida lo que era verdad y lo que ara apariencia.

Aquel verano mi vida quedo iluminada por La palabra del Señor..una palabra pronunciada por Alex y sentí que estaba totalmente vació. Yo era el director de una obra estupenda…ponía todo mi esfuerzo en poder llevar un poco de alegría a esas vidas…pero sentí que el Señor, me estaba diciendo algo..yo que me sentina grande e importante haciendo funcionar aquellos campamentos de 150 niños y 15 monitores…yo que en mi vida laboral, tenia en mis manos el timen de un grupo de 5 empresas, a las que hacía caminar..el señor me estaba enfrentando a una tarea casi imposible..la tarea de hacerme niño en el mejor de mi vida.

Yo que creía que poseía la verdad sobre Dios y que por fin había logrado estar completamente atado a su ley, descubría, desde las palabras de un niño de 9 años, que Dios no se deja atrapar, que es su Espíritu el si queremos…nos atrapa a nosotros, pero para hacernos totalmente libres que nos da el conocimiento y nos mueve con la misma libertad del viento.

Y…bajé lentamente a la playa y me senté sobre la arena..dejando que el agua de las olas mojase mis pies. Estaba empezando a anochecer, pero no solo en el horizonte, sino dentro de mi alma….y las palabras de Alex, golpeaban mi corazón una y otra vez..y sentía como mirándome me decía ¡! Tu que sabes de la vida y del desprecio que uno siente…Tu que sabes, lo que es sentirse rechazado por tu propia madre…Tu que sabes, cuando hablas de perdonar ¡! ¡ Que facil es hablar, cuando cada noche puedes dormir en una cama…cuando no sabes lo que es sentirte señalado por la calle, por los vecinos ¡¡ Tu que sabes…mejor estarías callado…

Tome un poco de agua del mar en mis manos y vi como se escapaba por entre los dedos…..Quiero que abras tu corazón..quiero que dejes esa vida de comodidad y que renuncies a tus seguridades…quiero que solo te agarres de mis manos y sin nada, solo con amor, abras tu corazón a los demás…..Te estoy pidiendo sencillamente, que nazcas de nuevo

Me levanté y te dije Señor..Sólo por saber qué se siente al vivir como un niño en los brazos del Padre, quiero volver a nacer… …y empecé a caminar con una sonrisa en el alma…buscando cada día, la sonrisa de Dios, en el rostro de mis hermanos, a los que una y otra vez les recuerdo, que Dios…Dios les ama inmensamente y les ofrece la vida…a cambio de nada…a cambio de nada.. porque el amor se entrega, no se cambia

Hoy que hablamos de nacer de nuevo, quiero terminar mi reflexión con esta oración

Tu , Señor, conoces la dureza en mi sentir y la terquedad que hay en mi corazón, son las cosas que me alejaron de ti

Déjame nacer de nuevo

Tu conoces el pecado que hay en mi , y el dolor que este causo en mi corazón

por la muerte que ha causado vuelvo a ti Señor, dame vida nueva con tu amor

Déjame nacer de nuevo este amanecer Señor

Dios ha prometido suplir todo lo que necesitamos...no todo lo que queremos
De Guillermo Cedeira Cedeira

26 de junio de 2008 18:09

MEJORAM dijo...

Hola, Soy Ramiro Medina, soy nuevo en la EMC.
Yo he experimentado esta relación de amistad con Dios como si fuera un noviazgo. El (el novio)se ha "desvivido" por conquistarme, a veces me siento como mimado por Jesús...por decirlo de alguna forma.
Yo habia leido las moradas de Sta. Teresa y la verdad no las entendí por las palabras que usa de español antiguo, pero después leí a San Juan de la Cruz en un libro que se llama La Doctrina escencial de San Juan de la Cruz de Vicente Martínez-Blat y logré entender mucho más y ahora que releo las moradas ya son más claras para mí.

San Juan habla del Arcaduz humano y he ahí otra forma de mimarme de mi Jesús (nuestro Jesús), pues mi asesor espiritual nunca me ha dicho nada negativo acerca de las experiencias que le he contado, sino que me anima y me dice que qué bueno que experimento a un Dios cercano.

Espero que estudiando en la EMC pueda aprender mucho más de nuestros hermanos San Juan y Sta. Teresa, Sta. Teresita, etc...

Agradezco a Dios por permitirme estar en este curso y conocer a otros enamorados del Amor.

Dios les bendiga.

MEJORAM dijo...

Pregunta para Reina Brizuela.
Perdón ¿Qué significa M.C.?

Rodrigo dijo...

La mistica cristiana tiene como caracteristica propia que la diferencian de otras misticas interreligiosas la de ser cristiana, con lo cual conlleva el saber "vivido" con una esperiencia de encuentro con Cristo como centro atravez de la "experiencia del amor", ya que la mision de Jesucristo enviado del Padre es mostrar el amor que el nos tiene y por eso sale al encuentro de nosotros. La mistica cristiana es vivenciar la vida de la Trinidad en nuestra vida, asi descentrar la mirada egoica del hombre (centrado en si mismo) para centrarse en Dios y por ello en los hermanos, es la busqueda de la integracion con Dios y con el hermano ya que nuestro camino es hacia arriba(Dios) y hacia abajo( mi projimo) para que los demas conoscan la belleza que es la amistad del AMIGO, el unico Amigo detras de todos los amigos.
Espero mi comentario les sea de utilidad.....Muchas Gracias
Rodrigo Pedraza Cécere

Irmãs Teresitas dijo...

Nos nossos dias a nusca do mistério é um constante. No momento estudo sobre e me interecei pelo site. Vou participar mas em português, sou Brasileira. O que acham, consiguirei acompanhá-los?

VIDEOS